You Are Here: Home » Patrimonio Actual » Entrevista a Evelio Acevedo, Director Gerente del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza

Entrevista a Evelio Acevedo, Director Gerente del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza

A la derecha, Evelio Acevedo, Director Gerente del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, a la izquierda, Juan Ignacio Vecino, director de patrimonioactual.com. Foto: © patrimonioactual.com

“Es la única vez que se proyecta un museo para albergar una colección, siempre suele ser al contrario, se construyen los museos y luego se van llenando de obras de arte”

Por Juan Ignacio Vecino

Pregunta.- ¿Cuándo y por qué se funda el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza?

Respuesta.- Se fundó el 8 de octubre de 1992, por lo tanto acabamos de cumplir 25 años. Es el resultado de la adquisición de la colección del barón Thyssen-Bornemisza que decidió venderla a España por tener garantizada la continuidad y la sostenibilidad de dicha colección legitimando que siempre se iba a mantener unida. El barón Thyssen sufrió mucho por la dispersión que tuvo la colección que había iniciado su padre. Los cuadros del padre, que en aquel momento estaba compuesta por la mitad de las obras que ahora componen la colección se repartió entre los herederos y, con el tiempo, el barón fue recomprando de nuevo las obras de arte que le habían pertenecido para lo cual gastó una gran fortuna para recomponer tan magnífica colección, incrementando e incorporando la pintura de los siglos XIX y XX y siguió comprando pintura antigua. En principio se pensó poner la sede de la colección en Villa Favorita en Lugano (Suiza), pero se quedó muy pequeño el espacio para poder albergar una colección de tales dimensiones y, como dije anteriormente, su gran preocupación era que cuando él desapareciera la colección fuera repartida y dividida de nuevo entre los herederos dispersándose otra vez. Esa fue la razón principal por la que decidió que quería vender su colección a un país que garantizase la continuidad, unidad, sostenibilidad y el mantenimiento de la colección. Además, había un factor muy importante para él como buen coleccionista y gran experto en arte, el barón Thyssen-Bornemisza quería que las obras fueran conocidas, disfrutadas y compartidas por los amantes del arte y Lugano no es una ciudad que tenga muchas visitas de turistas, por lo que Madrid (España) ofrecía muchas garantías para cumplir con los objetivos deseados. Para la elección hubo una competencia muy dura con unos competidores muy importantes y con mucho prestigio en el mundo. Por ejemplo, para albergar la colección del barón Thyssen-Bornemisza, pujó con gran aportación económica muy superior a la española la Getty Foundation de Estados Unidos, otra presentada por el Reino Unido con el Príncipe Carlos y la Primera Ministra Margaret Thatcher a la cabeza, pero también recibió ofertas presentadas de Francia, Italia, Alemania, Japón o Suiza, por tal motivo no lo tuvimos nada fácil, pero debo reconocer la intermediación de la baronesa Carmen Thyssen que fue decisiva a la hora de quedarse España con la colección.

Otro elemento fundamental para que España fuera la elegida se debió a que la operación se trato al más alto nivel de Estado y de Gobierno interviniendo tanto el Rey Juan Carlos I, como el Presidente del Gobierno de entonces Felipe González, así como el Parlamento y todos los partidos políticos que dieron luz verde a la compra de la colección. Me gustaría resaltar que la colección es de todos los españoles puesto que fue comprada y, recalco comprada, como también lo son los del Museo del Prado, Reina Sofía o de cualquier otro museo público.

Albergar esta colección supone un enriquecimiento muy importante del patrimonio cultural de España porque aporta algo que faltaba en nuestras pinacotecas que era obra del siglo XIX y principios del XX, pero también mucha pintura holandesa del siglo XVII y la germánica en general que en el Museo del Prado no están tan representadas.

P.- El Museo cuenta con dos columnas vertebrales, por un lado la dirección artística y, por otro, la gerencia, ¿qué competencias le corresponden a usted?

R.- Las competencias de la gerencia son la estructura del Museo, la dirección artística se enfoca en los contenidos, en el mantenimiento de la colección y en todo lo que sea gestionar la obra pictórica y también las programaciones de las exposiciones temporales. Desde el área de gerencia hacemos que todo funcione correctamente haciendo que el museo sea sostenible. Además establecemos los elementos económicos asignando presupuestos a las exposiciones temporales y a todas las actividades artísticas, pero puedo afirmar rotundamente que las relaciones entre gerencia y la dirección artística son de colaboración y entendimiento.

P.- ¿Con qué patrimonio cuenta el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza?

R.- Aunque es difícil de cuantificar, puedo decir que el gran activo del Museo es la colección de arte. Pero los activos inmobiliarios son el otro fuerte de la Fundación ya que contamos con el Palacio de Villahermosa más otros tres edificios que compramos al Marqués de Cubas cuando se hizo la ampliación de la colección de la baronesa Carmen Thyssen.

P.- ¿Nos puede aclarar si el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza es una Institución pública o privada?

R.- La mejor forma de aclarar este asunto la encontramos desde que el Gobierno de España añadió Nacional al Museo, pasándonos a llamar Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, por lo tanto somos una institución pública que estamos adscritos al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. La confusión viene de cuando la colección llegó a España que vino en condición de préstamo y se registró como fundación privada porque para dar valor al principio se requirió que fuera una fundación por lo que se registro como Fundación Colección Thyssen-Bornemisza en el registro de fundaciones privadas, pero cuando la compró el Estado de España pasó a ser público.

También sucede a veces que, como una parte de la colección de la baronesa Carmen Thyssen la tenemos en depósito, es decir, sobre doscientos cuadros, se piense que todo es privado, pero quiero dejar claro que somos el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza y que dependemos del Patronato cuyo presidente es siempre el ministro de Educación, Cultura y Deporte, además del secretario de Estado de Cultura, el Subsecretario del ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el Secretario de Estado de Presupuestos y Gastos del ministerio de Hacienda, pero no todo el Patronato procede del ámbito político, contamos con personalidades de todos los sectores que por su gran prestigio son merecedores de pertenecer al mismo, también la familia Thyssen pertenece al Patronato, siendo la baronesa Carmen Thyssen la Vicepresidenta del mismo y contando también con dos hijos del barón.

P.- Cada vez que se tiene que renovar la continuidad de la colección de la baronesa Carmen Thyssen para que siga el Museo hay un drama nacional. ¿Cuál son los parámetros fijados para que sigan en España?

R.- La baronesa con su colección privada tiene derecho a hacer lo que considere más oportuno para sus intereses. En principio el préstamo se acordó para 15 años con prorrogas de tiempo más cortos, pero lo que Carmen Thyssen quiere es que se revise las condiciones económicas de ese préstamo y, el Gobierno de España está dispuesto a revisarlas, pero ahora no es el momento más adecuado para modificar esas condiciones. De cualquier forma ella puede disponer de sus obras de arte puesto que le pertenecen, pero volvemos a lo que hablaba en otra pregunta, no porque se lleve sus cuadros el Museo se queda vacio, vuelvo a repetir, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza es un museo público y pertenece a todos los españoles, otra cosa es la colección privada de la baronesa Carmen Thyssen.

P.- ¿Nos puede contar por qué se establecieron en el Palacio de Villahermosa?

R.- Cuando se compró la colección del barón Thyssen-Bornemisza el Gobierno de España tomó la decisión de ubicarlo en el Palacio de Villahermosa que en principio estaba otorgado al Museo del Prado e incluso llegó a albergar alguna exposición temporal del mismo, pero los planes de ampliación del Prado no estaban aún ni proyectados ni elaborados, por lo que cuando surgió la oportunidad de traer la colección Thyssen-Bornemisza se necesitaba poner la sede en un lugar emblemático, céntrico, que estuviera bien comunicado y en una zona turística y cercana a otros museos importantes, además, después de la reforma del arquitecto Rafael Moneo, el edificio cumplía con todos los requisitos, es la única vez que se proyecta un museo para una colección, siempre suele ser al contrario, se hacen los museos y luego se van llenando de obras de arte. En este caso, se sabía cuál era la colección y se proyectó como quería el barón Thyssen puesto que intervino en el proyecto de las salas y, se hizo como él consideraba que debía ser la distribución más oportuna.

P.- ¿Quién o quiénes se ocupan de las compras de obras de arte en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza?

R.- Nosotros no compramos obras de arte, la colección del Museo es una colección cerrada. Cuando se aprobaron los estatutos de la Fundación Thyssen-Bornemisza, el barón fue muy protector y precavido queriendo que su colección se conservase tal cuál era. Una colección de arte no es solo un conjunto de obras de arte, una colección de arte tiene mucho que ver con un concepto, un espíritu, con elementos que el coleccionista persigue y que no son todos iguales puesto que tienen personalidad propia. Él quería preservar la personalidad de su colección y que en ningún momento se intoxicase con otras obras. Pero el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza puede recibir otras obras como, por ejemplo, las que tiene en préstamo de la propiedad de la baronesa Carmen Thyssen, que aunque muchas las compraron juntos o eran del barón inicialmente y que le pertenecen a ella se exponen por separado. Pero si nos ofrecen una donación podríamos recibirla si el Gobierno de España así lo estima, pero nunca se podría mezclar con la colección Thyssen-Bornemisza.

P.- ¿Ustedes también venden obras de arte?

R.- Lo mismo que no compramos obras de arte, tampoco vendemos.

P.- ¿Quién es el público objetivo del Museo Thyssen Bornemisza?

R.- Según nuestras estadísticas de visitantes el público objetivo que nos visita se encuentra en un segmento mayoritario de edad de entre 35 y 60 años, predominando el visitante femenino, con un nivel de estudios superiores y de profesiones liberales. Si atendemos a las nacionalidades el 56 % es un visitante internacional y el resto es un público de España mayoritariamente de Madrid y esto se debe a que el visitante internacional acude a ver la exposición permanente y el visitante español acude a las exposiciones temporales puesto que ya conoce la colección permanente.

De cualquier forma somos un Museo orientado al público joven, realizando multitud de actividades para todos ellos a lo largo del año. Los distintos departamentos del Museo siempre están pensando y elaborando  proyectos para este segmento puesto que consideramos que cuantas más opciones les demos más nos visitarán y además, serán los visitantes del futuro. Nosotros le damos mucha importancia a las redes sociales y por tal motivo contamos con un millón de seguidores en las distintas redes.

Otra misión fundamental es la educativa, se debe tener en cuenta que el ámbito de las humanidades en la educación no se está tratando adecuadamente y nosotros somos un vehículo apropiado por el que explicamos ocho siglos de historia de la civilización occidental desde el  XIII al XX, siendo un instrumento muy importante para transmitir conocimiento. Asimismo, las nuevas tecnologías también juegan un papel muy importante en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza puesto que a través de ellas llegamos a todo el mundo y no solo al que nos visita. Desde el año 2013 en el que aprobamos el Plan Estratégico hemos evolucionada hacia un modelo de museo más equilibrado entre el mundo real y el virtual para ser capaces de dar a conocer nuestra colección en todo el mundo y que en cualquier lugar puedan ver que es lo que nosotros ofrecemos al visitante, siendo capaces de alcanzar a públicos muy diversos.

Otro aspecto fundamental y que forma parte del Museo Nacional  Thyssen-Bornemisza es la integración social realizando programas sociales en colaboración con la administración, con ONG,s que trabajan con personas en riesgo de exclusión social o de asociaciones de mujeres maltratadas, etc., es decir, trabajamos con personas que necesitan una integración y nosotros a través del arte y nuestros programas específicos les ofrecemos distintas alternativas.

P.- ¿Qué actividades paralelas realizan en el Museo nacional Thyssen-Bornemisza?

R.-  Cuando realizamos diversas actividades con la exposición permanente o con exposiciones temporales tratamos de dar una difusión y visibilidad transversal importante. El objetivo es dar a conocer lo que estamos haciendo para atraer al gran público presentando  autores nuevos, movimientos pictóricos, ciclos de cine, conferencias, actividades musicales de todo tipo, foros de debate, pero siempre para reforzar la actividad principal, en resumen, transmitir conocimiento y cultura.       

P.- ¿Contaron con ustedes en la presentación de la candidatura de Madrid a Patrimonio Mundial de la UNESCO?

R.- Plantear la candidatura a la UNESCO fue una magnífica idea, pero se quedaron cortos a la hora de presentar los sitios que se tenían que declarar y que se quedaba reducida solo al Museo del Prado y al Jardín Botánico. Teniendo la ciudad de Madrid el “Paseo del Arte” lo más correcto hubiera sido integrar  desde la Biblioteca Nacional de España hasta el Museo Nacional de Arte Contemporáneo Reina Sofía. En el mundo tenemos grandes ejemplos, pero por citar uno solamente, en Berlín tienen la “Isla de los Museos” que cuenta con los seis más importantes y fueron declarados en 1999 Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO.

P.- ¿Cómo apoyan desde el Thyssen para que Madrid sea declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad de la UNESCO?

R.- Nosotros somos un Museo muy activo a la hora de apoyar candidaturas culturales y los soportes que nos piden desde la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento nosotros se los damos siendo muy proactivos con el tema de la promoción de Madrid como destino turístico-cultural. El Museo Nacional Thyssen-Bornemisza goza de reconocimiento mundial a nivel cultural y creemos que somos un valor fundamental a  la hora de apoyar la candidatura de Madrid para ser declarada por la UNESCO Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Breve Curriculum de Evelio Acevedo

Con formación jurídica y en Comunicación y Responsabilidad Corporativa, comenzó su carrera profesional en Banco Santander, División Internacional, que continuó en Banco Sabadell donde ocupó diversos puestos de responsabilidad, siempre relacionados con comercio exterior y financiación internacional y, posteriormente, en Barclays España donde desempeñó las direcciones de Inversiones Extranjeras, de Comunicación (DIRCOM), y del Servicio de Atención al Cliente, entre otras. Desde 2004, pasó a ser Director de Responsabilidad Corporativa del Grupo Barclays en España y Director Gerente de la Fundación Barclays. En 2012 fue nombrado Director Gerente de la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza.

Palabras clave

Evelio Acevedo, Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, baronesa Carmen Thyssen, UNESCO

Síguenos en Facebook y Twitter

Acerca del autor

Número de entradas : 52

Deja un comentario

© 2017 www.patrimonioactual.com

Subir
Suscribirse a mi feed Suscríbete a patrimonioactual.com por Email