You Are Here: Home » Patrimonio Actual » Entrevista » Entrevista a Marzenna Adamczyk, embajadora de Polonia en España

Entrevista a Marzenna Adamczyk, embajadora de Polonia en España

Embajadora de Polonia y Juan Ignacio Vecino

“Lo primero que tienen que hacer los turistas es ir a Polonia y, cuando estén allí, ya sabrán porque la visitan. Además, somos un gran país, muy hospitalario donde el visitante se encontrará muy cómodo para disfrutar de buen turismo cultural, maravillosos parajes naturales y, una excelente gastronomía”

Por Juan Ignacio Vecino

Pregunta.- ¿Cómo son las relaciones entre Polonia  y España?

Respuesta.- Las relaciones entre los dos países son excelentes. Existe una gran química y simpatía en la misma dirección. Yo pienso que, entre otros motivos, puede ser por no tener fronteras comunes y no haber compartido historias dolorosas entre Polonia y España. Los vaivenes políticos de ambos países no han influido a la hora de mantener grandes relaciones de amistad. Hay que tener en cuenta que, durante el año 2017 visitaron España más de un millón de turistas polacos y, los españoles que visitaron nuestro país fueron más de cuatrocientos mil sin que realizásemos ninguna promoción, lo que funciona muy bien es la transmisión de persona a persona.

P.- ¿Qué materias son las más importantes bilateralmente?

R.- La cooperación es total en casi  todas las áreas debido a que los dos países tenemos muchos puntos en común, pero sobre todo, destacaría la cooperación económica. También el tema cultural es muy importante, pero en España contamos con el Instituto Polaco de Cultura que tiene grandes profesionales y desarrollan una programación cultural excelente. El Instituto Polaco de Cultura es una institución pública dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores de Polonia. Su objetivo es difundir en el extranjero la cultura polaca y fomentar la colaboración en los ámbitos cultural y educativo entre Polonia y los demás países.

El Instituto Polaco de Cultura de Madrid, es uno de los 25 centros de cultura polacos presentes en todo el mundo. Desde su creación en 2009 desarrolla sus actividades en el campo de la promoción y educación cultural, acercando el patrimonio intelectual y artístico polaco, tendiendo puentes entre Polonia, España y el mundo hispanohablante.

Con este fin el Instituto Polaco de Cultura organiza en todo el territorio español varios eventos, como encuentros con autores, artistas e intelectuales polacos, conciertos, exposiciones, proyecciones de cine, cursos y ponencias. El Instituto Polaco de Cultura colabora con centros académicos y culturales en España y en Polonia para promover intercambios de ideas y de personas. Es uno de los miembros de EUNIC España y, este año 2018 el Instituto Polaco de Cultura ostenta la presidencia de dicho organismo dependiente de la Unión Europea.

P.- ¿Es Polonia un país que ofrece seguridad y tranquilidad a los turistas?

R.-  Nosotros somos un país muy hospitalario como dije anteriormente, que ofrecemos además de tranquilidad y muy buenos precios. Nuestro país cuenta con un patrimonio natural de primera magnitud a nivel mundial que en determinadas zonas son naturaleza pura, con grandes bosques, lagos, ríos, selvas, etc., y esto se debe a que en la época comunista había muchos campamentos y bases militares de acceso restringido donde no se podía construir nada y, así se han mantenido grandes zonas vírgenes e intactas. Son zonas muy extensas de gran naturaleza donde los turistas disfrutan de grandes espacios.

En Polonia tenemos zonas monumentales, naturales con muchas montañas, con mar, como el Báltico, con excelentes playas de arena muy fina que por suerte aún no están masificadas. En el Mar Báltico, después de las tormentas nos encontramos con muchas personas que buscan el ámbar natural en la playa, porque el mar enfurecido saca el ámbar a tierra firme.

P.- ¿En cuando a zonas monumentales, que tiene Polonia declarado patrimonio mundial de la humanidad por la UNESCO?

R.- En Polonia tenemos quince ciudades y  sitios declarados patrimonio mundial de la humanidad que repasaré brevemente, pero me gustaría resaltar que, cuando yo viajo a un país determinado consulto la Lista del Patrimonio declarado de ese país, pero no me limito solamente a ella porque me perdería otros muchos sitios que no están declarados como ocurre en Polonia. Los sitios declarados por la UNESCO son:

Centro histórico de Cracovia (1978)

El centro histórico de Cracovia, antigua capital de Polonia, se extiende al pie del castillo real de Wawel. Además del núcleo de la ciudad mercantil del siglo XIII, con la plaza del mercado más grande de Europa y sus numerosas mansiones históricas, iglesias y palacios magníficamente ornamentados en su interior, el sitio comprende otros testimonios del fascinante pasado histórico de Cracovia como los vestigios de las murallas del siglo XIV, el sitio medieval de Kazimierz –situado al sur de la ciudad– con sus antiguas sinagogas, la Universidad Jagellona y la catedral gótica, panteón de los reyes de Polonia.

Reales minas de sal de Wieliczka y Bochnia (1978, 2008,2013)

La costura geológica de sal de roca de Wieliczka y Bochnia ha sido continuamente explotada desde el siglo XIII. Esta importante actividad industrial, la más antigua de Europa, tenía un estatus real. Es una propiedad en serie que consiste en las minas de sal Wieliczka y Bochnia y la mina de sal de Wieliczka. Las minas de sal de Wieliczka y Bochnia ilustran las etapas históricas en el desarrollo de las técnicas mineras en Europa del siglo XIII al siglo XX: las dos minas forman cientos de kilómetros de galerías con obras de arte, capillas subterráneas y estatuas talladas  en sal, que ofrece una peregrinación fascinante en el pasado. Las minas fueron administradas por el castillo salino Wieliczka.

Auschwitz Birkenau Campo nazi alemán de concentración y exterminio de 1940 a 1945 (1979)

Los recintos, las alambradas, las torretas de vigilancia, las casamatas, las horcas, las cámaras de gas y los hornos crematorios de este campo de concentración y exterminio, que fue el más vasto de los creados por el Tercer Reich, dan fe de las condiciones en que se perpetró el genocidio nazi. Según los trabajos de investigación histórica, entre 1.100.000 y 1.500.000 prisioneros –en gran parte judíos– fueron sistemáticamente privados de alimentación, torturados y asesinados en este campo, símbolo de la crueldad ejercida por el hombre contra sus semejantes en el siglo XX.

Centro histórico de Varsovia (1980)

El centro histórico de la capital polaca fue destruido por las tropas hitlerianas en más de un 85% en agosto de 1944, durante la insurrección de sus habitantes contra el ocupante nazi. Después de la guerra, una campaña de reconstrucción de cinco años, llevada a cabo por los propios varsovianos, dio como resultado la restauración meticulosa de sus iglesias y palacios, así como de la plaza del mercado de la ciudad vieja. El sitio es un ejemplo único de reconstrucción prácticamente total del conjunto de un patrimonio arquitectónico histórico de los siglos XIII a XX.

Ciudad vieja de Zamość (1992)

Fundada en el siglo XVI por el canciller Jan Zamoysky en un punto de la ruta comercial que unía el oeste y el norte de Europa con el Mar Negro, Zamość fue construida por el arquitecto paduano Bernardo Morando con arreglo a los principios italianos de la ciudad ideal. Zamość es un ejemplo perfecto de ciudad renacentista de finales del siglo XVI que ha conservado su trazado primigenio, sus fortificaciones y un gran número de edificios en los que se mezclan los estilos arquitectónicos tradicionales de Italia y Europa central.

Castillo de la Orden Teutónica en Malbork (1997)

Ampliado y embellecido a partir de 1309, año en que la sede del Gran Maestre de la Orden Teutónica fue transferida de Venecia a Malbork, este antiguo monasterio fortificado del siglo XIII llegó a ser el ejemplo más acabado de castillo medieval construido en ladrillo. Deteriorado con el correr del tiempo, fue meticulosamente restaurado en el siglo XIX y a principios del XX con técnicas que hoy se han convertido en normas en materia de restauración. Tras los graves desperfectos sufridos durante la Segunda Guerra Mundial, se restauró de nuevo sobre la base de la detallada documentación elaborada por los especialistas en conservación que efectuaron la primera restauración.

Ciudad medieval de Toruń (1997)

Los orígenes de Toruń se remontan a mediados del siglo XIII, época en que la Orden Teutónica construyó un castillo en este lugar con miras a que sirviera de base para la conquista y evangelización de Prusia. Muy pronto, la ciudad creada en torno al castillo llegó a cobrar una importancia comercial considerable dentro de la Liga Hanseática, como lo atestiguan los numerosos e imponentes edificios públicos y privados de los siglos XIV y XV subsistentes en el centro viejo y la parte nueva, entre los que figura la casa de Copérnico.

Kalwaria Zebrzydowska: conjunto arquitectónico manierista y
paisajístico y lugar de peregrinación (1999)

Kalwaria Zebrzydowska es un paisaje cultural de gran belleza y trascendencia espiritual. Su entorno natural, en el que están emplazados diversos santuarios y lugares simbólicos creados en el siglo XVII para recordar la pasión de Cristo y la vida de la Virgen María, ha permanecido prácticamente intacto. Hoy en día sigue siendo un lugar de peregrinación.

Iglesias de la Paz en Jawor y Swidnica (2001)

Las iglesias de la Paz de Jawor y Swidnica son los edificios religiosos de entramado de madera más grandes de toda Europa. Fueron erigidas en la antigua Silesia a mediados del siglo XVII, en el periodo de conflictos religiosos subsiguiente a la Paz de Westfalia. Construidos en función de una serie de imperativos de índole material y política, estos dos templos luteranos constituyen un testimonio de la búsqueda de la libertad religiosa y presentan características arquitectónicas generalmente vinculadas a los edificios de culto católico, que muy raras veces se dan en las iglesias protestantes.

Iglesias de madera del sur de Małopolska (2003)

Estas iglesias son ejemplos excepcionales de los diversos medios tradicionalmente utilizados para la construcción de los lugares de culto católicos romanos en la Edad Media. Para edificarlas se utilizó una técnica muy extendida en Europa Septentrional y Oriental desde los tiempos medievales, que consiste en la colocación horizontal de cilindros de madera. La construcción de estos templos era costeada por familias nobles y llegaron a convertirse en un símbolo de prestigio social. Desde el punto de vista arquitectónico ofrecieron una alternativa interesante a las construcciones realizadas con materiales de albañilería en los centros urbanos.

Parque Muskau / Parque Muzakowski (2004)

La creación de este parque paisajístico de 559,90 hectáreas – que se extiende por las dos orillas del río Neisse, a ambos lados de la frontera entre Polonia y Alemania – duró desde 1815 hasta 1844 y se debió a la iniciativa del Príncipe Hermann von Puckler-Muskau. El parque, que se integra perfectamente en las tierras de cultivo circundantes, fue el precursor de nuevos métodos de diseño paisajístico que influyeron de manera determinante en el desarrollo de esta disciplina, tanto en Europa como en América. Diseñado como una “pintura con plantas”, no intenta imitar los jardines clásicos ni evocar paraísos vegetales perdidos o alcanzar un pretendido perfeccionismo botánico, sino que utiliza la flora local para realzar la belleza inherente al paisaje. El parque penetra incluso en la ciudad de Muskau, formando zonas verdes que enmarcan las áreas urbanizadas y haciendo de la ciudad un componente de un paisaje utópico. El sitio posee también un castillo restaurado, así como varios puentes y un arboreto.

Centro del Centenario de Wroclaw (2006)

El Centro del Centenario, que marcó un hito en la historia de la construcción con hormigón armado, fue construido entre 1911 y 1913 por el arquitecto Max Berg. Situado en la Feria de Exposiciones y dotado de una estructura planeada en torno a un eje central, el Centro es un edificio destinado a múltiples usos de índole recreativa. Su planta, en forma de trébol de cuatro hojas simétricas, está dotada de un vasto espacio circular central en el que pueden tomar asiento unas 6.000 personas. Su cúpula nervada tiene 23 metros de altura y está rematada por una linterna de acero y cristal. Obra precursora de la ingeniería y arquitectura modernas con una considerable mezcla de tendencias estilísticas de los inicios del siglo XX, el Centro del Centenario se convirtió en un elemento de referencia clave para el desarrollo ulterior de las estructuras arquitectónicas en hormigón armado.

Tserkvas (Iglesias) de madera de la región de los Cárpatos en Polonia y Ucrania (2013)

Situada en las fronteras orientales de Europa Central, esta propiedad transnacional consiste en una selección de 16 tserkvas (iglesias). Fueron construidos en troncos dispuestos horizontalmente entre el siglo XVI y el siglo XIX por comunidades de denominaciones ortodoxas y greco-católicas. Los tsverkvas dan testimonio de una tradición de construcción distinta arraigada en la tradición eclesiástica de la Iglesia ortodoxa, entrelazada con elementos de tradición local y referencias simbólicas a la cosmogonía de sus comunidades. Los tserkvasse basan en un plan de tres partes coronado por cúpulas y cúpulas abiertas en un espacio cuadrilátero u octogonal. También se caracterizan por la presencia de iconostasio, decoración interior policromada y otros elementos de mobiliario histórico. Algunos también incluyen campanarios de madera, recintos parroquiales, albergues y cementerios.

Tarnowskie Góry, mina de plomo, plata y zinc y su sistema de gestión hidráulica subterránea  (2017)

Situado al sur de Polonia en la Alta Silesia, una de las principales regiones mineras del país, el sitio comprende una red minera subterránea completa, con sus galerías, pozos y accesos, así como el sistema de gestión hidráulica de la misma. La mayor parte del sitio es subterránea, en tanto que en la superficie subsisten únicamente algunos elementos como una estación de bombeo a vapor del siglo XIX. El sistema hidráulico refleja los esfuerzos continuos realizados a lo largo de tres siglos para desecar los sitios de extracción subterráneos. Así, permitió transformar la presencia dañina de agua en las minas en una oportunidad de abastecimiento hídrico para las ciudades e industrias. Tarnowskie Góry contribuyó de manera significativa a la producción mundial de plomo y zinc.

P.- Su país es muy rico en recursos naturales. ¿Por qué solo tiene declarado Patrimonio Natural por la UNESCO el Bosque de Białowieża (1979, 1992, 2014)?

El sitio del patrimonio mundial del Bosque de Bialowieża, situado en la frontera entre Polonia y Bielorrusia, abarca una vasta extensión de bosques arcaicos de hoja perenne y caduca de una superficie total de 141.885 hectáreas. Situado en la divisoria entre las cuencas de los ríos que van a parar al Báltico y el Mar Negro, este sitio transfronterizo es único en su género para la conservación de la biodiversidad. Alberga la mayor población existente de bisonte europeo, especie animal emblemática de la región.

Seguramente, en Polonia no tenemos más sitios declarados patrimonio por no haberlo solicitado. Nosotros no somos muy reivindicativos con lo nuestro y, no promocionamos adecuadamente las bondades que tiene Polonia en todos los ámbitos, por lo que podemos considerar que es un punto débil que debemos solucionar a la mayor brevedad posible. Tenemos un gran binomio que es bosque, lago, bosque, lago y, así sucesivamente a lo largo de muchos kilómetros.

Por resumir, les puedo decir que, Polonia es un país por descubrir por los cuatro costados y con grandes tesoros escondidos.

P.- ¿Qué nos recomienda usted visitar también en Polonia?

R.- Cuando estoy en mi país yo suelo ir a las montañas cerca de Cracovia, que tiene grandes paisajes y multitud de iglesias pequeñas de madera perfectamente conservadas que llamamos los “sábados” que tienen una especie de toldos de madera laterales que servían para albergar y protegerse de la lluvia y del sol cuando acudían los campesinos a la misa de los domingos y, como venían de muy lejos, llegaban ese día, por tal motivo se llamaba los “sábados”. Cuando entramos en estas iglesias, como son de madera aún desprenden ese olor tan particular. Las policromías o los retablos son otro de los atractivos de estas iglesias. En el sur de Polonia tenemos sitios que todavía no han sido descubiertos turísticamente ni por los propios polacos. Asimismo, los castillos y los palacios son otros de los grandes atractivos a visitar. La fauna es otro gran motivo para visitar la zona encontrándonos con corzos, faisanes y todo tipo de animales en libertad.

También, me gustaría resaltar que la Comisión Europea publico recientemente un estudio sobre las ciudades más masificadas turísticamente de Europa, siendo las dos primeras Roma y Venecia, lo cual no me sorprende, pero lo que si me asombró, es que en tercer lugar figuraba Varsovia y, el motivo es que el centro histórico de la capital es muy largo y, por tal motivo, los turistas no se concentran tanto como en Cracovia que es un sitio reducido. En Varsovia tenemos lo que se llama la Ruta Real que comienza en el gran palacio barroco de Juan III Sobieski, vencedor en Viena, culminando la Ruta de varios kilómetros en el casco antiguo, por lo que la concentración de turistas no es masiva.

P.- En cuanto a tradiciones, el patrimonio inmaterial es muy importante en el mundo, ¿por qué Polonia siendo un país de profundas tradiciones, no tiene nada declarado por la UNESCO?

R.- Efectivamente, a mí también me sorprende que en Polonia no tengamos nada declarado en este ámbito, pero le puedo decir que ya está preparado todo el proyecto para que la Navidad pase a engrosar próximamente la Lista del Patrimonio Inmaterial. Las tradiciones polacas relacionadas con la Noche Buena son muy importantes y únicas, sobre todo, porque todo el mundo respeta esta tradición. Una de las características de la Noche Buena es que se preparan para la cena doce platos especiales muy elaborados que se cocinan en casa, y son tanto salados como dulces, en conmemoración de los Doce Apóstoles. En la Noche Buena no se cena nada de carne, todo se prepara a base de verduras, legumbres, pescados y dulces. Otro atractivo de la celebración de la Noche Buena en Polonia es el de los villancicos y todas las familias se reúnen alrededor de la mesa para cantarlos. Contamos con el record mundial de villancicos, tenemos más de quinientos registrados y algunos de ellos son del siglo XV.  Otra gran tradición de la Noche Buena es la Misa del Gallo, que en las zonas rurales la gente acude con los trajes típicos de su pueblo. Por estos motivos, la Navidad de Polonia tiene que estar en la Lista del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad ya que se lleva conservando la tradición de generación en generación.

P.- Otro elemento fundamental dentro del patrimonio turístico cultural es la gastronomía, ¿qué platos destacaría de la cocina polaca?

R.-  En primer lugar, quisiera resaltar la repostería polaca de la que heredamos muchas recetas vienesas con mucho refinamiento y excelente al paladar. Si hablamos de pasteles de manzana le puedo decir que nuestras recetas son las más  exquisitas del mundo al ser el primer productor de manzanas de Europa y, los terceros del mundo, después de Estados Unidos y China. Nuestra cocina es una cocina mestiza, es decir,  el mestizaje culinario siempre da unos buenos resultados. Al estar Polonia en el centro de Europa, hemos tenido visitantes de todas las nacionalidades, como tártaros, suecos, turcos, rusos, alemanes, prusianos, austriacos y, otros muchos más, que han dejado su huella en la cocina de mí país al haber permanecido mucho tiempo entre nosotros. Otro aspecto fundamental de la gastronomía polaca son las sopas de las que disponemos más de trescientos tipos diferentes, siendo sus ingredientes fundamentales a bese de caldo de carne, setas, champiñones, remolacha, patatas o verduras de todo tipo, e incluso, la sopa agria a base de centeno fermentada. Aparte de los contundentes platos calientes preparados con carnes y variedad de vegetales, en verano se consumen también sopas frías.

Si hablamos de ensaladas y acompañamientos mencionaré la mizeria que se prepara a base de nata líquida con pepinos naturales cortados en rodajas muy finas, aderezado todo ello con sal, o la marchewki que es zanahoria picada con manzana y que se utiliza generalmente para acompañar carnes.

También las empanadillas fermentadas con diferentes rellenos que se hierven, aquí no las freímos, son muy ricas.

Asimismo, la caza es otro de los productos que se consumen mucho en Polonia. El pato asado relleno con manzana es otro plato imprescindible en nuestra gastronomía, pero también las schabowe que son chuletas de cerdo empanadas con huevo y pan rallado, las mielone que son una especie de hamburguesas hechas con carne picada, huevo y pan rallado, los dewolay rollitos rebozados de filetes de pollo rellenos de queso y jamón, las kielbasa, salchichas de carne de cerdo cocidas o a la parrilla y el golonka, codillo de cerdo asado.

También, me gustaría resaltar que en Polonia se cocina de una forma excelente el pescado y, como anécdota, le contaré lo que muchas veces les explico a mis alumnos en la universidad y que, el Rey Sol, Luis XIV, mandaba a sus cocineros a Polonia para que aprendieran como cocinarlo bien.  La Segunda Guerra Mundial y la época socialista crearon una brecha muy importante para nuestra tradición gastronómica. En nuestra cocina se utilizan mucho las especias y, en la época socialista teníamos una gran escasez de ellas, debido a que muchas de ellas eran importadas. Polonia, como buen país agrícola es un país rico en leche, carne, cereales, etc.

El consumo de pescado en Polonia, por lo menos el pescado de mar, no está tan difundido como en España. Los lugares donde se puede consumir fresco son las regiones próximas al mar o sino pescado de agua dulce en las regiones de ríos o lagos.

En las tiendas y grandes superficies suele venderse ahumado (como la caballa), deshidratado, en salazón, en conservas, preparado en gelatina o congelado (el atún).

El pescado de río como el salmón o la trucha es más fácil de encontrar,.

Algunos pescados típicos de Polonia son: la carpa: estos peces gordos típicos de los estanques al igual que en algunos otros países centroeuropeos en Polonia también se comen, la trucha la anguila si se consigue comprarla fresca se prepara frita, si no, es posible comprarla en gelatina o ahumada, el arenque capturado en el Báltico, alguna vez se puede encontrar fresco pero por lo general en las tiendas suele encontrarse en conserva: en vinagre, aceite.

P.- El turismo cultural y natural es una gran fuente de ingresos ¿cómo se articula este tema en Polonia?

R.-  Si hablamos otra vez de informes de la Unión Europea, por ejemplo, Varsovia es puntera en cuanto a oferta cultural y buenos precios. Todas las ciudades importantes de Polonia cuentan con un Teatro de Ópera en los que se realizan representaciones de primer nivel y, lo que para un polaco puede ser caro, para otros ciudadanos de la Unión Europea son unos precios muy baratos. También contamos con muchos auditorios con estatus de Auditorios Nacionales. La Casa de Chopin a ochenta kilómetros de Varsovia es también un punto de encuentro cultural muy importante en los que todos los veranos tienen su Festival de Música al aire libre. Desde un punto de vista musical puedo afirmar que contamos con una oferta importantísima. El teatro también es uno de nuestros puntos fuertes debido a la gran profesionalidad de nuestros actores y actrices. Casi todo lo que se realiza en sitios al aire libre suele ser gratuito. En cuanto a los museos le puedo decir que nuestras colecciones han sido mermadas y muy mermadas, pero por lo menos nos queda la Dama del Armiño de Leonardo da Vinci, algunos Rembrandt, la mayor colección de Europa de los Caprichos y los Desastres de la Guerra de Goya, una gran selección de pintura española en el Museo Nacional de Poznan, el Museo del Ámbar que cuenta con infinidad de elementos, incluso con insectos de hace millones de años en su interior-

P.- ¿Qué ofrece Polonia que no ofrezcan otros países para estudiar?

R.-  Para los estudiantes de Erasmus españoles Polonia es el país de primera elección y, lo mismo ocurre al revés, los polacos quieren venir a España, además, muchos españoles se terminan quedando en Polonia debido a la hospitalidad de nuestros ciudadanos y las oportunidades que ofrece el país. Polonia al ser un país con unos precios muy asequibles hace que los estudiantes puedan vivir con la cantidad de dinero que consiguen a través de la Unión Europea con los Erasmus, cosa que no ocurriría en París o Berlín. Se tiene que tener en cuenta que la formación de las universidades polacas es de gran nivel. Por ejemplo, las ciencias, antes de que los nazis se ocuparan de matar a la élite intelectual y cultural, el nivel de las universidades era altísimo. Las ciencias exactas, las matemáticas, la física o la medicina gozan de gran prestigio a nivel mundial. En Polonia no hay facultades de medicina dentro del marco de las universidades, lo que tenemos son facultades de medicina independientes que actúan autónomamente. Lo mismo sucede con las Bellas Artes, no hay facultades, tenemos academias de  Bellas Artes. Lo mismo ocurre con el tema de la música, la Universidad Federico Chopin de Varsovia es muy grande. Esto no quiere decir que las Universidades Públicas en Polonia sean pequeñas, lo que pasa es que están dispersas y, son muy independientes, que ofrecen una gran formación a sus alumnos con un profesorado altamente preparado.

P.- ¿Qué tipo de empresa recomendaría usted poner en Polonia y porqué?

 R.- Para empezar le diré que en Polonia hay más de quinientas empresas españolas y, la mayoría de ellas son multinacionales. Lo que sí me sorprende es que en Polonia no hay ninguna cadena hotelera española, cuando todo el mundo sabe que en la mayoría de los países siempre están. Tenemos la Cadena Marriott, Hilton, Sheraton, Mercure, y en un destino emergente como es Polonia no hay ninguna cadena hotelera de España. Nuestro país no es de una sola visita, los turistas vuelven una y otra vez porque les encanta Polonia y tienen mucho por descubrir. Yo les diría que están perdiendo una gran oportunidad de  introducirse en un gran país con un importante volumen de negocio hotelero. Los que si se han establecido con mucha penetración en el mercado polaco son las constructoras. La parte oriental de Polonia que en la época comunista fue abandonada, el gobierno quiere llevar a buen término una modernización de todas las infraestructuras. La instalación de fabricas de distintos tipos también tienen su espacio en nuestro país, lo mismo que todos los ámbitos de la restauración como restaurantes y bares que son muy apreciados por los consumidores polacos. Yo recomendaría siempre que cualquier empresa española que se quiera introducir e instalar en Polonia contase con un buen bufete de abogados que estudiasen bien las leyes de nuestro país en la materia en la que quieren poner el negocio y, muy importante, que cuenten con un socio local ya que cualquier asociado polaco con el que cuenten será una persona muy profesional, honesta y gran conocedor del negocio del que se trate.

P.- ¿Cuánto dura su cargo de Embajadora y, cuál son sus misiones fundamentales?

R.- Cuatro años es lo máximo que se suele estar en el cargo.

P.- ¿Cuándo celebra Polonia su Fiesta Nacional y cuál es el motivo de la celebración?

R.- En Polonia contamos con dos fiestas nacionales. Por un lado tenemos el Día de la Constitución que es el 3 de mayo y, que celebramos con el Cuerpo Diplomático acreditado en España y, con gran cantidad de amigos españoles. Nosotros fuimos los autores de la primera Constitución en Europa en el año 1791,  después de la de Estados Unidos. Y, otra fiesta la celebramos el 11 de noviembre que es el Día de la Recuperación de la Independencia en el año 1918 y, por tanto, este año celebramos los 100 años, siendo una fiesta que se celebra solamente con la colonia polaca en España.

P.- ¿A qué Organizaciones Internacionales pertenece Polonia?

R.- Nosotros pertenecemos prácticamente a todos las Organizaciones Internacionales  como la ONU, UNESCO, OCDE, OMT, OMS, OIT, FAO, UNICEF, BANCO MUNDIAL, PNUD, etc.

P.- ¿Nos puede mencionar algunos personajes ilustres de su país?

R.- Aparte de Federico Chopin, músico;  Mikolaj Kopérnico, astrónomo o el Papa Juan Pablo II, destacaría a las mujeres, reivindicando la importancia de la mujer a lo largo de la historia que, de alguna forma o de otra, cambiaron el mundo. Entre otras a Maria Skolodowska Curie que recibió dos Premios Nobel;  Santa Faustina, Pola Negri, que fue una excelente actriz; Helena Rubinstein, fundadora de la empresa de cosméticos Helen Rubinstein; Wisława Szymborska, Premio Nobel de Literatura 1996; Magdalena Abakanowicz, escultora; Irena Sendlerova que  no solo salvó la vida a 2.500 niños judíos del gueto de Varsovia, sino que salvo también la identidad de los mismos conservando sus verdaderos nombres en botellas de cristal; Riquilda de Polonia que fue Princesa de Polonia, Reina consorte de León y Castilla por su matrimonio con Alfonso VII el Emperador.

P.- ¿Qué les diría a las personas que quieren ir a Polonia y porqué visitarla?

R.-  Lo primero que tienen que hacer los turistas es ir a Polonia y, cuando estén allí, ya sabrán porque la visitan. Además, somos un gran país, muy hospitalario donde el visitante se encontrará muy cómodo para disfrutar de buen turismo cultural, maravillosos parajes naturales y, una excelente gastronomía. Asimismo, descubrirán un gótico en el sur  muy especial ya que en España, Francia o Italia el gótico se construyó de piedra y, sin embargo, en Polonia es de ladrillo, lo que hace que llame mucho la atención de los visitantes.

BREVE CURRICULUM 

Universidad de Varsovia, licenciada en estudios ibéricos (1980) Diploma “Primus inter pares”

Idiomas: español – nivel muy alto

inglés, portugués, ruso – nivel medio

Desde 11.10.2016 Embajadora de la República de Polonia ante el Reino de España y el Principado de Andorra

10.2013 – 10.2016 profesora de la Universidad de Varsovia Instituto de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos

09.2010-07.2013 Cónsul General de la República de Polonia en Barcelona

09.2007-09.2010 Embajadora de la República de Polonia en La Habana

11.2005-09.2007 Directora adjunta del Instituto de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos Facultad de Filología Universidad de Varsovia

10.1999 – 10.2005 Primera secretaria, Consejera de cultura Embajada de la República de Polonia en Madrid

1980 – 1999 Directora adjunta de la Cátedra de Estudios Ibéricos, profesora Universidad de Varsovia

Publicaciones: Autora de publicaciones sobre las relaciones polaco-hispanas Redactora de distintas publicaciones del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Varsovia;

Traductora y redactora de obras de literatura española e hispanoamericana

Colaboradora de diversas editoriales polacas

Otras actividades: Organizadora y coorganizadora de eventos culturales y científicos, i.e. congresos y conferencias internacionales.

ENLACES:

Instituto Polaco de Cultura, Oficina de Turismo de Polonia, UNESCO, Patrimonio Cultural, Patrimonio Inmaterial, Polonia, Cracovia, Varsovia

Acerca del autor

Número de entradas : 55

Deja un comentario

© 2018 www.patrimonioactual.com

Subir
Suscribirse a mi feed Suscríbete a patrimonioactual.com por Email