You Are Here: Home » Patrimonio Natural » A Cielo Abierto » Jordania prepara un controvertido proyecto de agua mediante acuíferos

Jordania prepara un controvertido proyecto de agua mediante acuíferos

Acuífero Disi, Jordania

Jordania comenzara a usar aguas subterráneas que contienen elementos radiactivos que superan las directrices de la OMS, pero los expertos dicen que el riesgo no está claro, esta contaminación natural es común en algunos acuíferos, pero costosa de tratar

Un polémico proyecto para sacar agua en Jordania que debe comenzar a operar este mes ha puesto de relieve una cuestión que preocupa a muchos países en el Oriente Medio y el Norte de África. Debido a la falta de lluvias en la región, los millones de metros cúbicos de agua bombeados diariamente de acuíferos antiguos son de crucial importancia, pero los estudios han puesto de manifiesto que una parte del agua subterránea contiene elementos radiactivos potencialmente peligrosos.

Las aguas subterráneas constituyen aproximadamente el 15 por ciento de los recursos hídricos disponibles en el mundo árabe, Libia, Túnez y Arabia Saudita son 100 por ciento dependiente de las reservas de agua subterránea. Kuwait, Bahrein, Yemen y los Emiratos Árabes Unidos son el 90 por ciento, mientras que Jordania y Egipto son 60 por ciento y 20 por ciento, respectivamente, dependientes.

Fatma Abdel-Rahman Attia, profesor emérito en el Centro de Investigación del Agua Nacional egipcio, dice que los acuíferos pueden ser renovables o no renovables en función de si siguen siendo recargados con agua de lluvia.

Attia dice que el agua en los acuíferos no renovables ha estado expuesto mucho más tiempo que el fenómeno natural de radiactividad causada por partículas de elementos en las rocas sedimentarias. “El nivel de contaminación por estos elementos radiactivos depende de muchos factores, tales como el espesor de la capa de rocas sedimentarias y la concentración de radioisótopos, que pueden variar de un lugar a otro, incluso en el mismo acuífero”, explica. Las directrices apuntan sobre la nota de calidad del agua potable que puede contener sustancias radiactivas o radionúclidos, que podrían hacer que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarase riesgos para la salud, incluyendo cáncer de huesos y leucemia.

Sin embargo, las directrices señalan que “estos riesgos suelen ser pequeñas en comparación con los riesgos derivados de microorganismos y productos químicos que pueden estar presentes en el agua potable. Salvo en circunstancias extremas, la dosis de radiación resultantes de la ingesta de radionucleidos en el agua potable es mucho menor que la recibida de otras fuentes de radiación.

Hamed Bakir, asesor en materia de salud y medio ambiente de la oficina en el Mediterráneo Oriental de la OMS, hace hincapié en que los niveles de referencia de radiactividad son conservadores y no obligatorios: “La superación del nivel es orientativo y debe tomarse como un baremo para una mayor investigación, pero no necesariamente como una indicación que el agua potable es segura. “Este no es un debate nuevo, pero se ha dado un impulso por el Proyecto de Distribución de Agua Disi, un plan de Estados Unidos con una inversión de 1000 millones de dólares para bombear hasta 100 millones de metros cúbicos de agua al año a partir de 55 pozos en el mayor de las dos acuíferos no renovables de Jordania.

Una tubería de 325 kilómetros llevará el agua a la capital, Ammán. La demanda de agua en Jordania – que tiene uno de los niveles más bajos de disponibilidad de recursos hídricos per cápita en el mundo, según la OMS – aumentó el seis por ciento el año pasado y el Ministerio de Agua e Irrigación espera que la demanda aumente aún más este año.

El acuífero de Disi, que se encuentra a 500 metros bajo el desierto del sur de Jordania y el noroeste de Arabia Saudita, ayudará a satisfacer esta demanda. El aumento de la demanda causada por el desarrollo está siendo estimulado por el flujo de refugiados sirios en Jordania, según Tawfiq Al Habashneh, el secretario general de la Autoridad del Agua de Jordania.

El Banco Europeo de Inversiones ha aprobado préstamos por valor de 225 millones para el acuífero de Disi. La construcción es de una filial de la empresa turca GAMA Energía. Las obras comenzaron en 2009 “y se ha completado en julio de 2013”, dijo Anwar Battikhi, presidente de la Sociedad Jordana de Investigaciones Científicas y profesor de física de suelos en la Universidad de Jordania.

La controversia estalló en 2009, cuando un estudio dirigido por Avner Vengosh de la Universidad de Duke en los Estados Unidos encontró que el agua del acuífero sería altamente radiactivo. El estudio examinó 37 pozos existentes en el acuífero y se encontró que todos menos uno tenían concentraciones de isótopos de radio radiactivas que excedían los estándares internacionales para el agua potable.

Battikhi confirma que las otras pruebas realizadas el año pasado en 55 pozos encontraron niveles de radiactividad de un milisievert (mSv) por año, en comparación con las directrices de la OMS de 0,1 mSv. Pero él dice que le corresponde a cada país establecer sus propias directrices y buscar las soluciones adecuadas.

Asimismo, Mohammad Najjar, exministro de Agua e Irrigación de Jordania, dijo que las directrices de la OMS son “únicamente indicadores de orientación y cualquier país pueden adoptar estos indicadores o adoptar otros más fuertes o más débiles según los datos y la experiencia”. Australia, dice, pone el límite superior de la exposición humana a la radiación a 1 mSv al año, mientras que Jordania se ha fijado el nivel en 0.5mSv.

Bakir Hamed dice que es esencial que la directriz de lo que son niveles  aceptables de riesgo se tienen que tener en cuenta los costos y beneficios. Es decir, el suministro de agua de calidad que sea seguro, pero con características que son ligeramente diferentes al requisito mínimo de las directrices deben sopesarse frente a los gastos de salud de no tener suministro de agua. Otra opción es tratar la radiactividad – pero esto es costoso. “El agua puede ser purificada de los isótopos radiactivos en muchos aspectos, pero es muy caro por lo que no es asequible para los países en desarrollo”, dice Mohamed Gad, profesor de hidrología en el Centro de Investigación del Desierto en Egipto.

Un método es que el agua pase a través de una membrana que impide el paso del radio, un proceso llamado ósmosis inversa. Otra opción es la de intercambio iónico de purificación, en el que el agua se alimenta a través de columnas de materiales porosos que captan el radio. Nadia Sharara, profesor de mineralogía en la Universidad de Assiut, Egipto, dice que la purificación es complejo y costoso “, y el mayor desafío es cómo deshacerse de los elementos radiactivos resultantes de la purificación”.

Battikhi dice que el Ministerio de Planes de Agua e Irrigación de Jordania trata de diluir el agua del acuífero Disi con agua contaminada no radiactiva de otras fuentes. Pero la dificultad de obtener suficiente agua para ello ha obligado a las autoridades a reducir su tasa de extracción prevista de 100 millones de metros cúbicos al año a unos 70 millones de metros cúbicos. Sin embargo, la autoridad del agua Tawfiq Al Habashneh confía en que la situación del agua en el país se mejorara significativamente cuando Disi comience a bombear.

Acerca del autor

Número de entradas : 2157

Deja un comentario

© 2017 www.patrimonioactual.com

Subir
Suscribirse a mi feed Suscríbete a patrimonioactual.com por Email