You Are Here: Home » Patrimonio Actual » El Mundo al Día » Van Gogh en las colecciones Thyssen-Bornemisza con acceso gratuito

Van Gogh en las colecciones Thyssen-Bornemisza con acceso gratuito

MUSEO-THYSSEN-Van-Gogh-Moli

Como parte de los eventos “VanGogh2015”, que conmemoran en varios museos europeos el 125 aniversario de la muerte de Vincent van Gogh, el Museo ThyssenBornemisza presenta una pequeña muestra con cinco obras del artista holandés en las colecciones Thyssen-Bornemisza

La muestra ha sido presentada por el director artístico del Museo Thyssen-Bornemisza, Guillermo Solana, y ha contado con la presencia del director gerente Evelio Acevedo; del Embajador de los Países Bajos en España, Kees van Rij; el Embajador de Bélgica en España, Pierre Labouverie y los responsables del Museo Van Gogh de Amsterdan y del Noordbrabants.

Cuatro óleos y una litografía que representan las grandes etapas de su carrera. Las cinco obras fueron adquiridas, entre 1965 y 1996, por Hans Heinrich Thyssen, quien había nacido en Scheveningen, la misma playa donde Van Gogh iba a pintar con frecuencia durante sus años en La Haya. Junto a ellas, tres pinturas (también de las colecciones del Museo) de Georges Michel, Charles-François Daubigny y Anton Mauve, tres paisajistas que ejercieron una influencia decisiva en la formación de Van Gogh.

Molino de agua en Gennep, de la colección Carmen Thyssen-Bornemisza, es el lienzo más grande pintado por Van Gogh y una de las obras maestras de su etapa holandesa. A mitad de noviembre de 1884, Vincent escribía a Theo: “Estos días, a pesar de las fuertes heladas, he estado trabajando aún al aire libre en un estudio más bien grande (más de un metro) de un viejo molino de agua en Gennep, al otro lado de Eindhoven. Quiero terminarlo al aire libre, pero será lo último que pinte en el exterior este año”. La gama de colores y texturas sugieren el intenso frío y la humedad de esos días del final del otoño en Brabante. Con su doble rueda y la estructura de madera que se reflejan en el agua, el molino se parece a un extraño barco anclado en el río Dommel. Hay dos figuras en una balsa. Una grieta de luz rasga las nubes grises e ilumina el cielo con una luz inusitadamente blanca y fría, sobre la cual la masa oscura del molino destaca con un fuerte efecto de contraluz.

El contraluz es un recurso expresivo al que Van Gogh volverá con frecuencia en la época de Nuenen, ya sea en su Paisaje al atardecer o en sus interiores con tejedores o campesinos, siluetas sombrías aureoladas por la luz de una ventana o de una lámpara. Esos contrastes generan una atmósfera de misterio y sublimidad casi religiosa muy sensible en la obra cumbre de la etapa holandesa de Van Gogh, Los comedores de patatas, así como en la litografía que el artista ejecutó a partir de ella, representada en nuestras colecciones.

La creación de Van Gogh experimentó un giro decisivo en 1886, a consecuencia de su encuentro en París con los impresionistas. Y sin embargo, también existe continuidad entre la pintura de su etapa holandesa y su obra posterior en Francia. En agosto de 1888, Vincent describía en una carta a Theo “un efecto magnífico y muy extraño” que había contemplado una tarde en Arlés: una barca de carbón en el Ródano, amarrada al muelle, con los obreros yendo y viniendo para llevar la carga a tierra: “Era puro Hokusai”, añadía Van Gogh, aludiendo al aire japonés de la escena. El artista se inspiró en esa impresión para pintar varios cuadros de barcos descargando, primero desde un punto de vista elevado y con colores claros y más tarde, en Los descargadores en Arlés, con un punto de vista bajo y tonos sombríos. El fuerte contraste entre las siluetas oscuras de las figuras y la barca contra la ardiente luz del atardecer produce un intenso efecto dramático.

La última pintura de nuestras colecciones prescinde del contraste tonal de luz y sombra para hablar un lenguaje basado sólo en el color puro y en la superficie de la tela. Su título, “Les Vessenots”, se refiere a una zona de las afueras de Auvers en la que vivía el doctor Gachet, primer propietario de esta obra. La mirada del pintor se centra en los campos, en el espacio desierto que se abre desde el primer término. El efecto es semejante al de esas composiciones de Degas en las que el suelo de parquet se dilata y desplaza las figuras hacia el fondo o los márgenes del cuadro. Aquí los campos vacíos parecen empujar el horizonte hacia arriba, comprimiendo las casas, los árboles, las colinas, las nubes y el cielo en una franja contra el borde superior del lienzo. El pueblo se aleja de nosotros, se vuelve remoto, inaccesible: nunca llegaremos allí. Sobre los campos, el pincel cargado de pintura despliega una actividad frenética, una especie de escritura en relieve con puntos y comas, rayas rectas y curvas torturadas, y esa enigmática ondulación azul, tal vez un rastro de humo, en primer término.

Ficha de la exposición e información práctica

Título: Van Gogh en las colecciones Thyssen-Bornemisza

Fechas: Del 29 de noviembre de 2014 al 11 de enero de 2015

Organiza: Museo Thyssen-Bornemisza

Comisario: Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen-Bornemisza

Número de obras: 8

Horario: Lunes, de 12.00 a 16.00 horas; de martes a domingos, de 10.00 a 19.00 horas.

Lugar: Museo Thyssen-Bornemisza, Paseo del Prado, 8. Madrid (España). Balcón-mirador de la primera planta, acceso directo desde el hall.

Acceso gratuito

Acerca del autor

Número de entradas : 2229

Deja un comentario

© 2017 www.patrimonioactual.com

Subir
Suscribirse a mi feed Suscríbete a patrimonioactual.com por Email